akurion4

abril 19, 2009 at 2:38 am (akurion, akurion3, Blogroll, catálogo de olores, consultas, ensenada, ensenada civil, glob, jaulas sin rejas, La busqueda de la fe, la nave de los locos, la nave de los locos 2, La pipa, la representacion, Ley del ISSSTE, medios, mis conversaciones, representa, til icbc)

Aqui termina akurion3 y la serie reinicia con akurion 4 en http://akurioncuatro.wordpress.com

Anuncios

Permalink Dejar un comentario

Creative Commons

julio 6, 2007 at 8:42 pm (akurion3, Blogroll, glob, jaulas sin rejas, la nave de los locos 2, La pipa, representa)

http://creativecommons.org/

Permalink 2 comentarios

El poder de los talveces

junio 16, 2007 at 2:59 am (akurion3, jaulas sin rejas, la nave de los locos 2, representa)

Don Reloj mira su muñeca

cuando le digo

que no necesito al tiempo;

entonces ésta pluma es cárcel

de mi plumaje.

Pero a veces siento miedo

cuando faltan cinco minutos para algo.

Y en las mediashoras

acuesto la mirada en el cielo.

Una vez hubo muchas veces juntas,

Asi que no necesito el tiempo.

Ya no.

Es la hora de mi liberación.

Mi dolor de cabeza se volvió almohada.

Mi almohada era el piso.

En el piso bailaré los tangos del etcétera.

Has leído esto

mientras la incertidumbre me ama.

Permalink 1 comentario

El Castillo del Pantano

mayo 2, 2007 at 7:10 pm (akurion3, jaulas sin rejas, la nave de los locos 2, representa, til icbc)

Hace muchos, muchos años, en tierras muy muy lejanas, había un castillo junto a un pantano. En el castillo vivía un Rey con su esposa la Reina, ambos eran muy felices y esperaban un bebé, pues la Reina estaba embarazada.

Un día el Rey salió a cazar por el pantano de manera sigilosa, él sabía que el pantano era peligroso y lo poblaban monstruos de diferentes especies, además de servir a veces como refugio a los bandidos. Al llegar al río, el Rey escuchó un lamento de una Dragona que trataba de calmar el dolor de una herida en su costado, mojando la herida en el agua del río.

El Rey le dijo a la Dragona “Así te vas a desangrar. Déjame curarte”. La Dragona le suplicó al Rey que la curara. El monarca recogió unas hierbas y con ellas hizo una curación para la Dragona, quien a partir de ese día, se volvió una gran amiga del Rey.

Tiempo después, la Dragona fue al castillo a pedirle ayuda al Rey, porque unos bandidos le habían lastimado un ala y ya no podía volar, además necesitaba refugio para empollar su huevo de dragón. El Rey se compadeció de su amiga la Dragona y le ofreció hospedaje en el calabozo del castillo, que era lo bastante grande para ella y tenía una gran reja de hierro en la puerta que daba al pantano, para protegerla de los monstruos y los bandidos. Así fue como la Dragona se quedó a vivir en el calabozo del castillo y ahí nació el pequeño Dragón que estaba dentro del huevo.

Luego nació la hija del Rey, pero la Reina murió de una enfermedad después del nacimiento y el Rey tuvo que cuidar él solo a su pequeña Princesa. Desgraciadamente, el Rey también murió antes de que la Princesa dejara de ser una niña y no alcanzó a explicarle a su hija el origen de los rugidos provenientes del calabozo del castillo. También la Dragona murió antes de poder explicarle al pequeño Dragón cómo había llegado al calabozo.

Permalink 2 comentarios

La Electricidad de la poeta Flora Calderón

abril 20, 2007 at 2:32 am (akurion3, Blogroll, glob, jaulas sin rejas, la nave de los locos 2, representa)

http://floracalderon.blogspot.com

Flora de la Sombra

Negación de la luz, zona oculta, la sombra alberga en su hermética apariencia, tanto posibilidades insospechadas como los extravíos más íntimos ¿Quién puede rastrear su origen sin toparse con el punto donde el laberinto se hunde por túneles de negrura, de cuyos ciegos aprendizaje debimos heredar nuestra identidad?

Territorio reprimido, veredicto gutural, la sombra es el hábitat de nuestra experiencia profunda, sin tal intuición cualquier razonamiento pierde sentido para los sujetos, pues ¿Quién sino la sombra es la verdadera protagonista del contraste? Anclando una estética, Junichiro Tanizaki escribe:

‘Lo bello no es una sustancia en sí, sino un juego de claroscuros producido por la yuxtaposición de las diferentes sustancias que va formando el juego sutil de las modulaciones de la sombra” (Elogio de la Sombra, Ed. Siruela, 1994)’.

Hijos del contraste, los signos atesoran en secreto esa herencia invisible de resonancias, de animalidad, de sensaciones fuera del alcance de toda ideación nítida.

Si algo sobra en el discurso público son las opiniones, pero ¿Cuántos nos atrevemos a decir lo que sentimos? ¿Y cuántos nos adentramos en las catacumbas de las propias palabras? Prestos a ofrecer nuestro punto de vista, sólo ofrecemos nuestros puntos de ceguera en los momentos del crimen y el error, en la confesión o el lamento, curiosamente también a la hora del amor.

Desde sus primeras publicaciones, Flora Calderón Ruíz ha manifestado su vocación hacia lo irracional, lo íntimo, el ocultismo y la marginalidad. Ahora en su más reciente poemario, titulado ‘Sentencia de las Sombras’, la poeta ensenadense reanuda su ríspido compromiso con las articulaciones de la experiencia regional urbana.

Sesenta poemas repartidos en tres secciones, dan cuenta del peregrinaje de Flora por las transgresiones nocturnas de la mente y el cuerpo, montada en el vehículo predilecto de la pasión, para llevarnos en un paseo citadino de espectros mutilados, de esa perversión de la naturaleza a la que llamamos civilización.

Regularmente desarrollados en dos o tres estrofas de verso libre, sus poemas combinan imágenes de animales, callejeras y hogareñas, para crear concisos sortilegios de un misticismo suicida, paradójicamente vital.

Más que escritura, el quehacer literario de Flora es auto perpetración constante, aprendizaje terco de un cuerpo que proyecta su búsqueda interna en las masacres de lo cotidiano; de este carácter surgen figuras contundentes, hechas con una lograda economía de medios; la belleza aquí no reside en maquillajes ni disfraces, sino en una sensualidad abismal que sólo se entrega en la conciliación de la rutina, en la rara paz que juega con las cosas más serias de la vida.

Ahora que los medios masivos de comunicación machacan las identidades, con discursos acerca de cómo deberíamos vivir, Flora y sus sombras lanzan un llamado salvaje para aquellos lectores y lectoras con deseos de crear sus propios matriarcados paganos de tribus asfálticas, con deseos de elaborar una respuesta concreta a la desesperación de las modas y el consumo, de trazar en los muros del mercado global el graffiti que la dignidad exige.

Texto escrito por Mario De La Cruz Arreola para la presentación del poemario “Sentencia de las Sombras” de la poeta ensenadense Flora Calderón

Permalink Dejar un comentario

5 razones para odiar

diciembre 18, 2006 at 5:11 am (akurion3, jaulas sin rejas, la nave de los locos 2)

 

1) Porque es mejor un enemigo sincero que un amigo hipócrita

2) Porque no te necesitan

3) Porque desarrollas anticuerpos

4) Porque es económico y fácil

5) Para que vean que tu sonrisa no es estúpida

Permalink 3 comentarios

5 razones para amar

diciembre 18, 2006 at 5:10 am (akurion3, jaulas sin rejas, la nave de los locos 2)

 

1) Porque no hay nada más qué hacer

2) Porque es divertido

3) Porque es triste

4) Porque contamina el ambiente

5) Porque no se necesitan razones para hacerlo

Permalink 2 comentarios

Neologismo

diciembre 5, 2006 at 5:05 am (jaulas sin rejas, la nave de los locos 2)

Conjugación en tiempo presente del verbo clonar:

Yo clono

Yo clono

Yo clono

Yo clono

Yo clono

Yo clono

Permalink Dejar un comentario

Cultura de la imagen

diciembre 5, 2006 at 5:04 am (jaulas sin rejas, la nave de los locos 2)

Nada: Palabra que dice más que mil imágenes.

Permalink Dejar un comentario

La bufadora

diciembre 5, 2006 at 4:59 am (jaulas sin rejas, la nave de los locos 2)

Orgasmos marinos

eyaculaciones de sal

el mar penetra en la vagina de la tierra

¿Por eso fascina tanto la bufadora?

¿Por eso los turistas gritan excitados al unísono

con cada explosión de espuma?

Esperma de espuma

La eyaculadora

En el muro de roca voy a grafitear

un corazón atravesado por una flecha que diga:

“Pacífico y América se aman”

Permalink Dejar un comentario

Next page »