Aprender a Morir

agosto 16, 2007 at 2:53 am (Uncategorized)

Hernán González G.
Inoportunidad y puntualidad
La muerte puede ser dulce, bienvenida e incluso gozosa, o puede ser de lo más inoportuna, cruel y absurda, pero siempre será puntual. Lo anterior pareciera obvio, pero no lo es, habida cuenta de que la famosa “raya” de cada persona nomás no puede ser cruzada, mientras que sucesivos “rayos” a lo largo de su vida -peligros inminentes, accidentes de los que inexplicablemente sale ilesa, etcétera- pueden ser sorteados… hasta que aparece, inevitable e infranqueable, la “raya”, por más responsables que se quiera buscar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: