Segunda carta

julio 10, 2007 at 11:41 pm (akurion3, La busqueda de la fe, la nave de los locos 2, mis conversaciones, representa)

V. (domingo 7 de febrero de 1999):

Si necesitas dinero de emergencia, tómalo de la cuenta, sólo avísame. Tú y F. consíganse un departamento céntrico, seguro y con todos los servicios. Recuerda que todos los problemas son espirituales, aunque te suene a consejo de Rockefeller Onassis.

Me haces falta, aquí nadie me comprende pero los traigo cocidos con tu ausencia; los saludo y les digo:

_ Hoy ví a V..

_ ¡¿Sí, dónde?! – Me preguntan de inmediato.

_ La ví cuando iba en el camión, iba lejos y ya no pude alcanzarla, era ella, neta – Entonces me miran como al niño leucémico que quiere ser astronauta. Yo me río por dentro, me carcajeo; pero por fuera nomás pongo sonrisita boba de ilusión ¡Juar, juar! Los traigo cocidos.

Le digo a la gente lo que pienso.Z. conoce gente en Guadalajara, le voy a escribir un email para que me pase algunos contactos que te puedan ayudar a conseguir trabajo.

Es domingo de carnaval. Hace un rato la policía quiso llevarse a un muchacho porque estaba barriendo la calle, el muchacho portaba un recogedor y los chotas tuvieron que pedir refuerzos; llegó el escuadrón de SWAT y un helicóptero pero el barrenderito se lanzó al agua desde el muelle, logró llegar a la Isla Todos Santos, mas ya lo esperaba la Marina, asesorada por la CIA: le lanzaron una bomba atómica y volaron la isla, el mar quedó hecho un cochinero. Se lo merecía.

Te mando varias cosas que he escrito.

Estoy en el Café de la peloncita, en plaza Hussong’s. La peloncita me dice que me ha visto en el Café Café. Ella siempre me ha visto en el Café Café. Le digo que hace un año que ya no voy (¿Te acuerdas?) porque allí soy persona non grata.

_ ¿Verdad que están muy piratas en el Café Café? – Se entusiasma en decirme. Recuerdo el dicho que reza: “El enemigo de mi enemigo es mi amigo”.

_ Creen que están piratas pero no están piratas, sólo lo creen – Respondo y sonrío tranquilo mientras saco mi libro, luego sigue un silencio y la peloncita ya no pregunta más. La demostración de este teorema se deja como ejercicio para el estudiante.

Uso una iguana como tarjeta de presentación: me presentan a alguien y yo pongo la iguana sobre la mesa, si se quedan saco el alebrije vivo, si aún permanecen saco el espejo. Nadie pasa del alebrije, así que ni siquiera cargo la salamandra conmigo, la dejo en casa.1 

Anterior      Siguiente

Anuncios

1 comentario

  1. No recuerdo exactamente… « akurion3 said,

    […] Anterior    Siguiente […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: