La Electricidad de la poeta Flora Calderón

abril 20, 2007 at 2:32 am (akurion3, Blogroll, glob, jaulas sin rejas, la nave de los locos 2, representa)

http://floracalderon.blogspot.com

Flora de la Sombra

Negación de la luz, zona oculta, la sombra alberga en su hermética apariencia, tanto posibilidades insospechadas como los extravíos más íntimos ¿Quién puede rastrear su origen sin toparse con el punto donde el laberinto se hunde por túneles de negrura, de cuyos ciegos aprendizaje debimos heredar nuestra identidad?

Territorio reprimido, veredicto gutural, la sombra es el hábitat de nuestra experiencia profunda, sin tal intuición cualquier razonamiento pierde sentido para los sujetos, pues ¿Quién sino la sombra es la verdadera protagonista del contraste? Anclando una estética, Junichiro Tanizaki escribe:

‘Lo bello no es una sustancia en sí, sino un juego de claroscuros producido por la yuxtaposición de las diferentes sustancias que va formando el juego sutil de las modulaciones de la sombra” (Elogio de la Sombra, Ed. Siruela, 1994)’.

Hijos del contraste, los signos atesoran en secreto esa herencia invisible de resonancias, de animalidad, de sensaciones fuera del alcance de toda ideación nítida.

Si algo sobra en el discurso público son las opiniones, pero ¿Cuántos nos atrevemos a decir lo que sentimos? ¿Y cuántos nos adentramos en las catacumbas de las propias palabras? Prestos a ofrecer nuestro punto de vista, sólo ofrecemos nuestros puntos de ceguera en los momentos del crimen y el error, en la confesión o el lamento, curiosamente también a la hora del amor.

Desde sus primeras publicaciones, Flora Calderón Ruíz ha manifestado su vocación hacia lo irracional, lo íntimo, el ocultismo y la marginalidad. Ahora en su más reciente poemario, titulado ‘Sentencia de las Sombras’, la poeta ensenadense reanuda su ríspido compromiso con las articulaciones de la experiencia regional urbana.

Sesenta poemas repartidos en tres secciones, dan cuenta del peregrinaje de Flora por las transgresiones nocturnas de la mente y el cuerpo, montada en el vehículo predilecto de la pasión, para llevarnos en un paseo citadino de espectros mutilados, de esa perversión de la naturaleza a la que llamamos civilización.

Regularmente desarrollados en dos o tres estrofas de verso libre, sus poemas combinan imágenes de animales, callejeras y hogareñas, para crear concisos sortilegios de un misticismo suicida, paradójicamente vital.

Más que escritura, el quehacer literario de Flora es auto perpetración constante, aprendizaje terco de un cuerpo que proyecta su búsqueda interna en las masacres de lo cotidiano; de este carácter surgen figuras contundentes, hechas con una lograda economía de medios; la belleza aquí no reside en maquillajes ni disfraces, sino en una sensualidad abismal que sólo se entrega en la conciliación de la rutina, en la rara paz que juega con las cosas más serias de la vida.

Ahora que los medios masivos de comunicación machacan las identidades, con discursos acerca de cómo deberíamos vivir, Flora y sus sombras lanzan un llamado salvaje para aquellos lectores y lectoras con deseos de crear sus propios matriarcados paganos de tribus asfálticas, con deseos de elaborar una respuesta concreta a la desesperación de las modas y el consumo, de trazar en los muros del mercado global el graffiti que la dignidad exige.

Texto escrito por Mario De La Cruz Arreola para la presentación del poemario “Sentencia de las Sombras” de la poeta ensenadense Flora Calderón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: